El Espejo de la Indiferencia, Ignorancia y Frialdad

Abordaje y acercamiento desde mi propia experiencia y como parte de un espejo o reflejo para crecer como Ser:

Wow! ¿Por dónde comenzar?, bueno, tres términos, tres palabras, que son muy símiles y que en el fondo todas generan una misma resonancia y efecto, específicamente cuando son dirigidas hacía una persona o situación. Ya más adelante las daré una definición y les iré dando un acercamiento y explicación de lo que cada una trae como consecuencia cuando aparecen y forman parte de la elección y actitud de una persona o grupo en pro de lograr un objetivo, que detrás tiene una intención consciente o inconsciente, siendo esta última la más común ya que nos dejamos llevar por nuestras emociones y básicamente siendo el miedo la respuesta como defensa y protección por las experiencias pasadas.

Como es mi costumbre continuaré este Post generando varias interrogantes que se derivaron de mi propia experiencia y que seguramente te las habrás hecho en algún momento que te toco vivir esta situación, o que tal vez sólo servirán en este instante para hacerte reflexionar en cuanto al tema que estamos abordando. ¿En este momento tienes a tu alrededor personas que se hacen las indiferentes o que deciden hacer silencio y no responderte en varias oportunidades? ¿Has experimentado en tu vida un momento donde te sientas ignorado? ¿Por qué crees que en tu vida haya situaciones que te reflejan indiferencia e ignorancia? ¿Te has sentido un poco frustrado cuando en tu vida coincides con personas que son indiferentes ante repetidas ocasiones en las que te comunicas con ellas? ¿Consideras que existen personas en tu entorno que demuestran a tu juicio frialdad?

Indiferencia y orgullo

Como ya les compartí estas fueron las preguntas que me hice cuando logre darme cuenta de que en mi vida estaba experimentando una situación de “indiferencia”, y lo que según expertos también está relacionado a la “ignorancia y frialdad”, y no es que antes no me hubiera pasado, sólo que era en este momento en el que me hacía consciente de que “algo” me estaba enseñando y mostrando de mi misma, o mejor dicho que justo en este momento en el que se supone Soy un Ser más responsable de mis actos, que estoy en un camino en el que voy siendo cada día mi mejor versión, y que mi objetivo primordial y propósito de vida es acompañar a otros en sus procesos emocionales y de crecimiento interior como terapeuta, pues me genero un alerta. Es por ello que decidí indagar en este tema un poco más profundo y desde el abordaje del conocimiento filosófico, psicológico y espiritual; y es que esta situación llegó a mi vida justamente en un momento de bendición, donde se estaban materializando dos de mis más anhelados deseos, por lo cual, para mí era bastante extraño, de manera que con más razón me lo tome con mucha seriedad y bastante cuidado.

Esta situación me generó una incomodidad tremenda, emocionalmente sentí desagrado, confusión, ansiedad, y tal vez un poco de molestia; no lograba comprender por qué y más que eso el para qué, y aún más porque en ella estaban involucradas personas a las que estimo, admiro, respeto, y por quienes había nacido un gran afecto, estas personas eran para mí maestros, con un nivel de consciencia y madures psicológica y espiritual de ejemplo. Por tanto, la situación se hacía más interesante y por supuesto significó un reto, un desafió, una prueba que consideraba aparecía para llevarme a otro nivel y para aprender a descubrir muchas de las sombras que yo guardaba en mi interior, ellas, llegaron para hacerme consciente de que forman y formaron parte de mi propia actitud, experiencias que muchas veces yo misma elegí ejecutar en diversos momentos de mi pasado y en este presente, no sólo de manera muy inocente para con otros, sino que hacía mi misma, porque muchas veces la indiferencia, ignorancia y frialdad, también la manifestamos hacia nosotros mismos y esta es una realidad que nuestro Ego no nos permite aceptar y ver.

Y es que fue en ese momento en el que experimentaba ese proceso, me pude dar cuenta cuán dañina y destructiva puede llegar a ser la indiferencia, silencio, ignorancia y frialdad de una persona. Cuanto dolor o tal vez sufrimiento puede ocasionar hacía el que recibe esta actitud (la persona objetivo); en mi caso particular no fue tan “fuerte”, no me genero sufrimiento, pero si un leve dolor, debido a la incomodidad y las emociones que se van despertando cuando la situación se repite en varias ocasiones y donde tu casi que agotas las vías de comunicación y las maneras para manejar dicha situación. Sin embargo, lo importante del caso es que más allá de mi propia vivencia, me importa es lo que pude descubrir con ella, es decir, en lo que me interesa mostrar y enseñar para utilidad de quien me lee, es que pude trasladarme a mi pasado y hacerme responsable de las veces en las que yo misma adopte y asumí actuar así con muchas personas, cuanto dolor y emociones grises y de baja vibración pude ocasionar, sólo por el hecho de que cuando somos inconscientes (estamos dormidos), lo que llamamos desde la psicología y terapia, nos encontramos heridos emocionalmente, entonces por ello reaccionamos de esa manera y no vemos lo que podemos estar desencadenando tanto para nosotros mismos como en el otro, y es que se forma un ciclo karmático (es una energía trascendente, invisible e inmensurable, que se genera a partir de los actos de las personas), lo que estamos sembrando es dolor, sufrimiento y daño, y eso es lo que cosecharemos en el futuro, las consecuencias de la justicia divina (Ley Universal de Causa y Efecto), atraeremos más de lo mismo.

Pero que maravilloso es poder hacernos responsables y conscientes cuando estas situaciones desagradables aparecen en nuestra vida, ya que son simplemente un espejo de nosotros mismos, el otro no existe, atraemos estas vivencias para poder caer en cuenta y poder ver nuestras propias sombras y hacerlas Luz (lo que particularmente trabajo en mis terapias desde la Bioneuroemoción), ya que podemos vivir en nuestra propia carne la experiencia pero de un modo más positivo y donde simplemente sentimos gratitud, porque esto nos llevará a otro nivel de crecimiento personal y espiritual para quienes creen en Dios y las leyes espirituales y sagradas; toda situación siempre trae consigo un objetivo que es el despertar de la consciencia, es conectarnos al Espíritu (Dios), es acercarnos más a nosotros mismos y hacía el otro, desde una manera más compasiva y empática. Durante este proceso también pude hacerme responsable en la actualidad, con mi nivel de consciencia y espiritualidad, de las veces en el que decidí obviar, evadir e ignorar conversar con ciertas personas y atender ciertas situaciones, con este aprendizaje ahora tendré en cuenta asumir esta actitud pero con más sutileza, y tomando en consideración para hacer lo posible por no generar daño o situaciones dolorosas, karmáticas, es decir, atraernos más de lo mismo (aquí se cumpliría la 3era Universal , la Ley de Vibración); es relevante saber que una acción así tiene que elegir hacerse sólo cuando ya no hay nada que hacer o cuando la situación en sí está buscando un bienestar común o en tal caso propio (más adelante se explicara con mayor detalle).

A continuación, les voy a mostrar unos pensamientos para reflexionar desde un el punto de vista filosófico:

1)   “A veces, la indiferencia y la frialdad hacen más daño que la aversión declarada” (JK Rowling).

2)   Facundo Cabral decía que “No hay peste más dañina que la ignorancia”.

3)   “No hay nada más duro que la suavidad de la indiferencia” (Juan Montalvo).

Y ahora una definición más académica; la RAE señala que indiferencia es un “estado de ánimo en que no se siente afecto ni repugnancia hacia una persona”; ignorar es “No hacer caso de algo o de alguien, o tratarlos como si no merecieran atención”; y frialdad es un “dicho o hecho fuera de propósito”.

Desde una visión más psicológica y terapéutica, se dice que asumir una actitud “indiferente, ignorante y fría” hacía alguien o algo es generar violencia, la cual puede ocasionar un grave daño y esto puede parecer ridículo para algunos, sobre todo cuando desconocemos de muchas cosas, y es por esta razón que vamos por la vida actuando y reaccionando desde el descontrol de nuestras emociones y desde el miedo. Y la consecuencia más grande es que una persona en este estado simplemente está actuando desde el desamor, ya que la indiferencia es una acción contraria al amor; lo que se puede traducir o interpretar en el otro de acuerdo a sus experiencias como un rechazo, o algo peor, afectar su autoestima, puesto que esa persona se siente que no es importante y que no tiene valor.

Según la escritora de la Revista Virtual de Psicología “la Mente es Maravillosa”, Miriam García, la indiferencia es un estado afectivo neutro, está asociada a la insensibilidad, el desapego o la frialdad. Ser indiferente implica que “nada nos importa”. La vida está llena de momentos y circunstancias en la que optar por mostrarnos indiferentes no siempre es lo mejor. La escritora comenta que puede importarnos más o menos, pero nunca podemos dejar de sentir, por lo cual la indiferencia absoluta, según ella no existe, esta actitud es una de las más agresivas y dolorosas que puede proyectar un SER.

Por otro lado, García, aclara que la indiferencia o ignorancia no siempre es negativa, ya que muchas veces esta actitud es asumida por un apersona como ya se los había mencionado al principio, como un mecanismo de defensa, la persona responsable decide actuar así para aferrarse de algo que le permite evitar vivir situaciones de sufrimiento y decepciones. Es una opción que elige para “mantenerse al margen”, sin esperar nada de nadie, y la intención es protegerse. Y esta manera de actuar pues “está bien” si la observamos desde un punto de vista positivo, ya que la persona está acudiendo a la neutralidad por sobrevivencia propia, de manera de evitar desgastarse y esto es saludable, ya que muchas veces ciertas situaciones o interacciones nos hacen gastar energías de más lo que nos hace terminar agotados.

En el proceso de indagación encontré un artículo en el que recuerdo leí que decía que la indiferencia o ignorancia puede causar una “fuerte tensión mental”, “generar confusión”, y en cuanto a la comunicación puede hacer que ésta “se vuelva imposible y en el intento por interactuar se hace forzado y desgastante”, incluso a personas que puedan tener y contar con herramientas de inteligencia emocional y con una madures psicológica y espiritual, y este fue mi caso experiencial, ya anteriormente les exprese las emociones que pude descubrir durante mi vivencia. Lo que hace poder ver que de ninguna manera esta actitud asumida en repetidas ocasiones puede generar bienestar para el otro.

En cuanto a la frialdad emocional les traigo los comportamientos que la delatan, para que evites y tomes responsabilidad cuando tú mismo caes en ella:

1)   Negarse a mantener una conversación y dirigirle la palabra a la persona que se está “castigando”.

2)   No responder a sus preguntas o hacerlo con monosílabos.

3)   No mostrar afecto, ignorando conscientemente las necesidades emocionales del otro, que quedan insatisfechas en el marco de la relación.

4)   Evitar el contacto físico y visual, haciendo como si la persona no existiera, de manera que se sienta invisible e insignificante.

5)   Mostrar un marcado desinterés por todo lo relacionado con la otra persona.

6)   Negarse a colaborar en diferentes tareas para generar frustración y malestar en el otro.

7)   No acudir a eventos sociales juntos, con el objetivo de que el otro se avergüence de sí mismo.

Según indica un estudio publicado en la revista Group Processes & Intergroup Relations, cuando la frialdad emocional proviene de las personas más cercanas, como puede ser la pareja, un padre o un hijo, podemos llegar a sufrir graves daños en nuestro autoconcepto: perdemos el control, se debilita la sensación de pertenencia e, incluso, se afecta nuestro sentido de la vida. Lo grave del asunto es que genera frustración debido a la falta de respuesta e implicación del otro. También puede hacer que haya culpabilidad, además de sensaciones de soledad e incomprensión. La persona que es ignorada sistemáticamente y cuyas necesidades emocionales son menospreciadas se sumirá en el profundo pozo de la depresión. Sentirá que no es digna de ser amada ni respetada, por lo que perderá la confianza en sí misma y será más vulnerable ante su maltratador. Por eso, es importante tomar en cuenta que es una de las formas más crueles de violencia y manipulación psicológica. Ignorar las necesidades del otro no es la mejor manera para resolver los conflictos y acortar las distancias. Toda relación debe estar basada en el diálogo y el respeto mutuo.

Ignorancia

La decisión consciente y responsable a partir de este momento está en tus manos, ya que este tema es primordial para seguir evolucionando y creciendo como SER y para mejorar como persona y poder crear relaciones sanas en tu futuro, no tiene que representar una obligación para ti, sino todo lo contrario que toda experiencia te lleve a ver más allá, y no es que siempre tengas que prestar atención a todo el mundo, sino que cada coincidir o relación aspire a ser más clara, sincera, donde se expresen los puntos de vista de cada quien y lo que sienten por más incómodo que pueda ser, y aquí juegan un papel importante nuestros padres, amigos, pareja y hasta desconocidos. Y Cuando seas tú el que se siente ignorado o aislado por parte de alguien pues decide tomar acción desde el amor e intenta un acercamiento, exprésale al otro lo que sientes, desde la objetividad y respeto, de manera que la otra persona pueda reflexionar sobre lo que hizo. Y esta decisión es más transcendental cuando se trata de alguien de gran relevancia y valor para ti, como fue mi caso particular; allí es cuando hay que dar un poco más de ti y hacer lo mejor posible para lograr abrir el canal de interacción y poder dispersar esas interferencias que los hace distanciarse o mantenerse en indiferencia e ignorancia. Es primordial que sepas que este paso tienes que considerar un acercamiento gradual para evitar que la otra persona reaccione de manera negativa o se aleje aún más; trata de comprender que muchas de veces estas actitudes son debido a experiencias dolorosas del pasado, específicamente de la niñez, que la llevan a asumir y repetir estos roles.

Recuerda lo que te explique de los ciclos karmáticos y de la ley de la cosecha, que alguien te sea indiferente o te ignore no tiene por qué significar que tú también hagas lo mismo, además con esta actitud también estás alimentando los pensamientos y emociones grises y de baja vibración. Toma en cuenta desde tu observador consciente y responsable las reacciones de los demás y cuál es la intención y objetivo de su actitud en relación a este tema, para que no caigas en el hábito o rol de tu pasado y evalúa quien es merecedor y para que tú elijes actuar de esa manera.

Hay momentos donde la situación vivida te lleva a ser indiferente o a ignorar por miedo a hacer daño a la otra persona, o cuando no se tiene la valentía de encarar decir un “no” y enfrentar la incomodidad que se puede estar generando. Ante dicha experiencia lo mejor es hacer frente evitando la “evasión” y hacerse responsable y afrontar lo que haya que afrontar ya que sabemos que si no lo hacemos las consecuencias que se desencadenan al venir del miedo serán peor.

Ahora bien, si por consiguiente una situación como la que estamos tratando en este Post te comienza a generar consecuencias perjudiciales, desgastantes, y que te roben tu paz interna y tranquilidad porque se torna “tóxica”, pues simplemente bendícela, agradece la enseñanza y toma distanciamiento. Ya que probablemente puedes llegar a sentir que esa energía te está socavando tu estabilidad emocional y se esté instalando una especie de relación que requiere colocar límites por respeto y amor a ti mismo, por lo que es necesario que renuncies al acercamiento con esa persona y busques sustituirla, ya que tú eres un SER magnifico y merecedor de amor y eres capaz de atraer relaciones sanas y acorde a tu manera de ser y proceder.

Anuncios

Un pensamiento en “El Espejo de la Indiferencia, Ignorancia y Frialdad

  1. Hola que tal , quiero comentarte que m ha servido mucho todos tus consejos ,por que estoy pasando por una situación similar con una persona muy allegada ami e intentado hablar con ella bueno en si e hablado con ella en varias ocasiones y le e preguntado el por que de su indiferencia x que no m quiere hablar o tener una amistad conmigo m dice q ella es asi y la última ocacion m dijo que ella preferia estar asi que x eso no tiene amistades que no le gusta intimar con nadie y pues no es de ahorita ya tiene varios años de eso , que vergüenza verdad , que to no entienda y sea tan terca quise consevar y poner todo de mi parte para conservar esa amistad pero no se pudo , seguire tus consejos, muchas gracias .

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s