Trabajando la Frustración de tus Hijos desde el Manejo e Identificación de sus Emociones y el AMOR

Rabietas, pataletas, malcriadeces, manipulaciones, mal humor, o simplemente frustraciones!

SEGUNDA PARTE

En este post continuaremos explicando y compartiendo desde mi experiencia y aprendizaje el tema de la frustración infantil y su vinculación con las emociones, en el anterior post (la primera parte de este tema) estuve compartiendo con ustedes ciertas enseñanzas y tips para poder manejar y comprender los comportamientos y conductas de nuestros hijos y niños, las cuales muchas veces nos hacen desesperarnos y salir de control y entonces explotamos. En esta oportunidad deseo en primer lugar, hablarte de “las emociones” que fluctúan y conviven dentro de cada ser humano y que forman parte nuestra biología (las cuales se desencadenan del proceso bioquímico que se genera en el sistema límbico y en el sistema nervioso central), y ellas son: la rabia o ira, el miedo, la tristeza, la alegría, estas son las principales emociones que causan en nuestro organismo efectos neurofísicos y psicológicos, existen otras como el desagrado o repulsión, celos, vergüenza, esperanza, el asombro, impaciencia, apatía, paz, gratitud, serenidad, culpa, orgullo, pesimismo, optimismo, etc., estas últimas se van generando de la sociabilización y culturización a lo largo del crecimiento del niño hasta llegar a adulto. En segundo lugar, tengo como propósito mostrarte que en el amor y desde el amor está “la clave” que necesitas para lograr controlar y manejar cualquier circunstancia difícil o “problema” sí así lo quieres ver, que se presente durante la etapa de crecimiento de los pequeñines de la casa, que son tus hijos, niños cercanos o de familiares y amigos, por lo tanto, no es desde “el miedo” que lograrás controlar o educar el comportamiento y conducta infantil, sino que desencadenarás todo lo contrario.

Las Emociones

Las emociones generan en nuestro organismo un efecto directo sobre nuestra conducta, es decir, que las emociones en los niños son la caja de los mensajes que emitirá una resonancia y vibración en el ánimo y comportamiento ante cualquier situación o circunstancia; por lo cual la manera de responder del niño o niña dependerá del estado emocional en el cual se encuentra su cerebro, simplemente es la respuesta neurobiológica que emitirá su sistema nervioso central, el niño al no conocer ni saber manejar estas segregaciones que se desencadenan de su proceso bioquímico pues sólo actuará desde el piloto automático y desde lo aprendido u observado. Tú padre y madre que me lees, eres el responsable educador de ese mundo al que se enfrenta el niño(a), eres quien le debe enseñar la forma determinada de actuar, se SER y de vivir las diferentes experiencias que le van apareciendo y a las que se va enfrentando a lo largo de su crecimiento, a medida que tú lo vas guiando él ira aprendiendo a manejar sus pensamientos y sentimientos para entonces expresar y actuar de manera creativa, afable, controlada y calmada ante ese momento, esta criatura hermosa y perfecta podrá comprender que sus emociones son normales pero que deben ser canalizadas y potenciadas.

Como padre o madre debes comprender que cualquier niño(a) por más mal carácter o temperamento que tenga puede ser intervenido y programado para poder lograr obtener una inteligencia emocional, ya que como seres humanos estamos genética y neurobiológicamente creados para desarrollar y manejar una personalidad alegre y positiva. La clave papá y mamá se encuentra en “el amor”, ¿Desde dónde educas a tus hijos y niños? ¿Lo educas desde el amor o desde el miedo?; el miedo es un detonante natural que se encuentra en nuestro ADN como condicionante para la subsistencia y vivencia ante cualquier situación de peligro, sin embrago existe un “miedo condicionado” que es aquel que se deriva de nuestras experiencias y aprendizajes, y es allí donde nosotros como educadores y padres jugamos un papel primordial, ya que al transmitirle al niño(a) una crianza desde el miedo estamos formando niños y niñas inseguros y desconfiados. Cuando le enseñamos a identificar un contexto de miedo pero lo reforzamos desde el “Amor” estamos generando en ellos confianza y seguridad, transmitirle una manera correcta de actuar ante esa sensación, es decir deben estar alerta pero saber que es bueno arriesgarse, insistir, levantarse, continuar, respirar, respetar, aceptar, todo depende de la situación, lo importante es saber utilizar los sentidos y manejar las emociones desde la creatividad y la inteligencia.

Mapa Emocional cuerpo

Todas y todos pasamos por diferentes momentos y circunstancias en la vida que muchas veces nos desagradan o nos incomodan, pero debemos reconocer y aceptar que son pasajeros, temporales, y que a la larga no nos generaran ningún trauma o huella, en la primera fase de crecimiento del niño son muy pocas cosas las que pueden generar algún efecto o trauma psicológico (entre estos se encuentran el maltrato, agresividad, violación, y algunas veces rupturas o separaciones). Tenemos diferentes maneras de reaccionar ante el dolor físico o psicológico, no obstante, es de comprender que toda situación o circunstancia tiene sus límites, es allí donde nosotros “los padres” debemos identificar esos límites y mantenerlos en alerta y al margen, respetando ese momento por el que está pasando ese niño o niña, respetar su emoción y su espacio, si el niño está experimentando una rabia, molestia o tristeza, se debe permitir que la exprese es algo normal, dejarlo tranquilo por un momento, y luego abordarlo y enseñarle a identificar lo que estaba experimentando, todo ello desde el respeto y el amor. Papá y mamá en ese momento debes mantener la calma y conversar con el niño y ayudarlo haciéndole preguntas ecuánimes y acordes a su edad para lograr el equilibrio emocional y que se expresen los sentimientos y frustraciones para que cuando vuelva a experimentarlo él o ella pueda identificar y saber reaccionar ante lo acontecido. Es sumamente primordial que como padres entendamos que la educación y crianza de nuestros hijos debe ser desde el respeto, la libertad, y desde el desapego, debes abandonar y desistir del “CONTROL” ya que esa herramienta sólo generará consecuencias negativas en la personalidad y carácter de tus hijos, ya que estarás formando seres dependientes, malcriados, inseguros y desconfiados. En nuestro papel desde el amor debemos dedicar tiempo de calidad a nuestros hijos, saber hablarles (la palabra tiene poder), transmitirles siempre palabras alentadoras, motivadoras, positivas, conocer y compartir con sus compañeritos y amiguitos, también es necesario que tú sepas controlar y manejar tus emociones, porque tu estado de ánimo le transmite un lenguaje corporal a tu hijo, una energía, los niños son como unas esponjitas que perciben fácilmente todo lo que está a su alrededor, tienen la capacidad de recibir información que tu ni te imaginas, es como si tuvieran unas antenas superpoderosas que les dan esa percepción cuando algo no está bien o cuando tú le mientes o le ocultas algo, o cuando no sabes manejar la situación y te descontrolas, allí es cuando ellos actúan con más inteligencia y creatividad pero en tu contra para entonces manipularte o salirse con la suya.

Para finalizar este encuentro te recomiendo papá y mamá o amigo que me lees que apliques un lenguaje lleno de amor cuando te comunicas con un niño o niña, utiliza siempre un lenguaje afirmativo, con bromas, divertido, alegre, seguro, confiado, y por supuesto desde la autoridad cuando sea necesario y no desde el maltrato, revisa los regaños repetitivos, e incorpora otras estrategias, quiero insistir en que todo lo que le transmites a ese niño o niña se va alojando en su “inconsciente” por lo cual esta parte del cerebro no razona y de tu manera de comunicarte dependerá su futuro, ya que lo estas programando, tus palabras y lenguaje verbal va alojando en su cerebro códigos que luego formarán su personalidad de adulto y ante estos programas y códigos es que él reaccionará y se manejará en las diferentes situaciones y circunstancias que se le presenten en la vida. ¿Entones? Ten cuidado de cómo te diriges y te comunicas con tu hijo, ya que su cerebro está registrando cada palabra que le dices y afirmas, el sentido de tus palabras, es lo que formará las bases de sus emociones y su conducta. Te dejo estas preguntas: ¿Qué entorno idóneo estas creando en tu hogar? ¿Qué emociones les trasmites a tus hijos? ¿Tú manejas la inteligencia emocional? ¿Cómo reaccionas tú ante una circunstancia difícil o incomoda? ¿Será que tus hijos son el reflejo de ti mismo? Recuerda que nuestros hijos son nuestros principales imitadores…Bendiciones…

Reflexión Propia: La maternidad y la paternidad es una etapa de la vida hermosa a la cual debemos entregarnos totalmente en “AMOR”; pero muchas veces cuando lo hacemos desde la incomprensión y la impaciencia entonces, caemos en “crisis” y es el detonante de esos momentos en los que ya no sabemos que hacer porque sentimos que todo se ha salido de nuestro “control”. Por tanto, no es desde el CONTROL sino desde el “AMOR” que lograremos criar y formar hijos exitosos y de ejemplo, SERES humanizados para la vida.

Atentamente: Su motivadora y servidora Osmely Ramírez…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s